En Búsqueda de lo Posible – Reflexiones sobre la vida y obra de Albert Camus – Verónica Miranda

Verónica Miranda miembro de SLEAC nos presenta un resumen del trabajo  presentado junto a dos trabajos más, en el Taller sobre Literatura y Psicoanálisis del 30º Congreso Latinoamericano de Psicoanálisis , Realidades y Ficciones, 2014 que se realizó en el Hotel Sheraton de Buenos Aires.

En Búsqueda de Lo Posible – Reflexiones sobre la vida y obra de Albert Camus

«…la lucidez es la herida más cercana al sol»
Rene Char

«El Primer Hombre es un esbozo de novela totalmente autobiográfica, y tan autobiográfica que mi madre pensó que mi padre no lo hubiera publicado así. Estoy persuadida de ello, no lo hubiera publicado tal cual»… Catherine Camus

El Primer Hombre, obra que el autor define como una “novela directa”, nos acerca al núcleo más íntimo de vivencias, experiencias e inquietudes de Albert Camus.
En esta novela  estaba trabajando antes de su trágico accidente, dejando esta obra inconclusa.
Los escritos fueron encontrados en la gaveta del auto en el que viajaba cuando se accidentó, esta obra fue editada por su hija Catherine y publicada por primera vez en 1994.
Sirviéndose de un personaje ficticio, Jack Commery, que es él mismo,  relata aquísu propia  infancia y  adolescencia en Argelia, períodos marcados por la ausencia del padre (muerto en la guerra), por el mutismo insoportable de una madre sorda y analfabeta, por la pobreza de una familia signada por la ignorancia y la ausencia de referentes culturales.
En esta novela nos transmite sus vivencias ligadas a lo que falta y la búsqueda de información sobre su  padre desaparecido, a través de una madre distante y desconectada.
Dice: «He tratado de encontrar Yo Mismo, desde el comienzo, bien niño, lo que estaba bien y lo que estaba mal, puesto que nadie a mi alrededor podía decírmelo. Y luego ahora reconozco que todo me abandona, que necesito que alguien me muestre el camino y me censure o me alabe.»
En el universo de Albert Camus, no hay ni padre ni autoridad moral.
También en esta obra comunica su voluntad de conocer el mundo, la relación con su  maestro de escuela, que lo ayuda y lo estimula a crecer, y sus esfuerzos por escapar de la pobreza. Se conecta con el fin de la inocencia y la toma de conciencia de su responsabilidad frente a la vida.
El primer hombre es una búsqueda de las raíces de su protagonista.
Para Camus la lucidez queda asociada  a la pérdida. La toma de conciencia de la ignorancia de su familia, le provoca vergüenza y a la vez culpa por sentir vergüenza.
Siente culpa por haber podido discriminarse y salir de la ignorancia, por evolucionar, crecer y trascender, alcanzando un Premio Nobel a través del cual es reconocido mundialmente.
Pensamos que la aproximación a la intimidad de sus orígenes, a través de sus  últimos escritos, no es ajena a su trágico accidente.
A pesar de su temprana desaparición, hoy, a cien años de su nacimiento, Albert Camus permanece vivo a través de la riqueza de su obra.

 

Esta entrada fue publicada en Biblioteca. Guarda el enlace permanente.